¿Somos lo que comemos?Tal vez, no literalmente, pero desde luego el 80 % de tu cambio físico está en tu alimentación; entonces, por rizar el rizo, no somos lo que comemos, ¡somos el producto de las decisiones que tomamos cuando seleccionamos nuestros alimentos!

Las células de nuestro cuerpo se mueren y se regeneran cada día, de hecho, depende de la edad que tengas, entre 25 días y cuatro meses, nuestro cuerpo ha cambiado TODAS las células: ¡eres otra persona! Aunque es fácil reconocerte, el ADN es el plano, por eso la construcción nueva es igual a la anterior.

¿Cómo hace el cuerpo para reconstruirse? Bueno, si hicieras una reforma en tu casa necesitarías muchos materiales diferentes. Trazando este paralelo, tu cuerpo necesita muchos nutrientes diferentes, cada uno es como un ladrillo de un color, si tienes que hacer un tabique con ladrillos de todos los colores, pero no te gusta las verduras, te faltarán colores para tu tabique.

Muchas veces comemos con los ojos, y la gran mayoría de las veces hacemos elecciones muy calóricas y poco nutritivas, incluso, lamentablemente, los pollos y los tomates de hoy no se parecen en nada a los pollos y los tomates de hace 25 años atrás. Conclusión: ni siquiera eligiendo bien podemos garantizarnos que nos estamos nutriendo correctamente.

¿Cuáles son las alternativas? En la foto del artículo tienes, por un lado, una hamburguesa ¡de soja! Tiene la misma pinta que cualquier otra hamburguesa de comida rápida, es más barata, fácil de hacer, sin grasas, y muy nutritiva; por el otro lado tienes un suplemento, auténtica comida rápida, lo preparas en menos de dos minutos, y lo mejor, tiene TODO lo que tu cuerpo necesita.

Si tienes curiosidad por saber cómo estás, podemos ayudarte, breve y eficaz, y así podrás comprobar por ti mismo que, ¿somos lo que comemos?

David Arcavin | darcavin@gmail.com