La historia de EstefaníaImposible olvidar aquel día que conocí a Estefanía. Venía a una presentación casi por obligación. Su madre, Nieves, se estrenaba como oradora en una jornada de la compañía. Entró en la sala con cara de póker; como si aquello no fuera con ella. Nieves cruzaba los dedos, ¡a ver si se amina!

Hace unos años trabaja en el área gastronómica, recuerdo comentarios como “los temas estéticos no me importan”, “soy feliz así como estoy” y seguro que sigue pensando igual, y hace bien, evidentemente los temas estéticos son secundarios y la felicidad no depende de tu peso.

Muchas veces sabemos que al mejorar nuestro peso también mejoramos nuestra salud, y aunque no es lo importante que el espejo devuelva una imagen con la que estemos más a gusto, también se agradece.

Hace pocos meses Nieves me envió una foto de ella, era una foto grupal, y por supuesto no la reconocí, ¡tuve que preguntarle a su madre cual era! Parece otra, Estefanía no solo controló 65 kg, también mejoró muchos temas de salud relacionados a los hábitos alimenticios. Me contó algunos de los cambios y las nuevas sensaciones. Hoy me gustaría compartirlas contigo.

Una de las cosas que más valora es haber mejorado temas respiratorios y de descanso, ahora duerme mejor. Ya no está cansada y cosas tan habituales como caminar no le suponen un gran esfuerzo. Ya no tiene problemas para sentarse en el autobús, y no entra encajonada en la butaca de un cine, ya no tiene problemas para conseguir un trabajo que le gusta, ahora trabaja de cara al público, ha mejorado su autoestima y tiene más facilidad para relacionarse con la gente.

¿Cómo es posible? Mejorando la alimentación, incorporando suplementos Herbalife, y después de bajar los primeros 30 kg incorporando ejercicio, está claro que no es sólo cuestión de peso.

Es emocionante afectar positivamente a la gente directa o indirectamente. ¡¡¡Gracias Estefanía por permitirme compartir tu experiencia con Herbalife!!!

David Arcavin | darcavin@gmail.com