Hay ensaladas y ensaladas...Sin lugar a dudas, cada vez que queremos cuidarnos, la primera comida que se nos viene a la cabeza es “Ensalada”. Una ensalada no es más que la suma de diferentes ingredientes, en un bol o fuente, pero sólo el nombre no es suficiente; la diferencia no está en el nombre, sino justamente en los ingredientes.

Queso, aceitunas, pollo frito, frutos secos, mayonesa, salsas, etc. Todos estos ingredientes pueden hacer de tu ensalada un plato con más calorías que una hamburguesa de restaurante de comida rápida.

Aquí te dejo la receta de mamá de una ensalada de berenjenas, fácil y buenísima.

Pon dos berenjenas medianas en una sartén, sin aceite, ¡sin nada!, a fuego lento, las vas girando hasta que estén quemadas por fuera, incluso si revientan, no pasa nada. Una vez hechas, las cortas al medio, las vacías con una cuchara, las picas bien fino y apartas el contenido.

Picas una cebolla bien fina. Una vez picada yo prefiero remojarlas en agua hirviendo 30 segundos. Si te gusta la cebolla fuerte, puedes ahorrarte este proceso.

Picas tres tomates, lo mezclas todo, un poco de sal, muy poco aceite (100 calorías por cuchara sopera) ¡y está terminada! Para cuatro personas va muy bien.

David Arcavin | darcavin@gmail.com