Disfrutar el caminoEn primer lugar es imprescindible tener las metas y los objetivos claros. Inmediatamente tenemos que ponernos en marcha; si no lo hacemos, se quedará todo en un sueño truncado.

Para seguir adelante encuentras esa actividad que te motiva, aquello que te apasiona, eso que una vez lo descubres te das cuenta que es tu misión en la vida, y cuando tienes todo esto, que no es fácil pero es posible, viene lo de poner los pies en la tierra y manos a la obra.

Si tienes sueños grandes casi al 100 % tendrás que dedicarte a una actividad independiente, da igual que sea a tiempo completo o parcial, en este tipo de actividad, donde no hay jefes, lo más difícil es gestionar tu tiempo con disciplina, es decir, ponerse un horario, cumplirlo, y sobre todo, llenar la agenda con trabajo. ¿Cuánto trabajo? ¿Cuánto tiempo? Lo decides tú, aunque algunos expertos nos dicen que 40 horas semanales de trabajo apenas sirven para subsistir.

Al principio puede ser duro, tal vez tengas la sensación que los beneficios no están a la altura del esfuerzo, para estos momentos escribimos nuestras metas y objetivos; reléelo, vuelve a entusiasmarte, céntrate en la actividad, comenzarás a tener pequeños resultados, esos son los que tienes que festejar, por mínimos que sean, estas y otras cosas son las que valen la pena vivir.

¿Te atreves a soñar? Puedo ayudarte a lograr tus sueños…

David Arcavin | darcavin@gmail.com