Agresivo vs. EfectivoSi hay una actividad que marca la diferencia desde el comienzo de los tiempos es la comercial. Desde que tengo memoria me ha tocado vender muchas cosas. A medida que crecí, me fui preparando de diferentes maneras, cursos, audios, libros, etc.

Existe mucho material de la materia y muchas personas logran perfeccionar diferentes técnicas. Sin duda lo que marca la diferencia es el “cierre”. Es lo que separa a los que venden de los que “casi venden”.

A veces confundimos agresividad con efectividad. Ambas palabras son adjetivos, pero la primera suena mal; sin embargo, intentar cerrar una venta cuanto antes, antes que se enfríe el cliente, y dependiendo como lo hagas, sencillamente te hace efectivo, no agresivo.

Estas son pequeñas sugerencias que me han servido. Si quieres puedes profundizar en ello leyendo o escuchando a Alex Dey, un verdadero maestro en el arte de la venta.

Regla 1, no suponer que la persona que tienes delante tiene interés o no, dependiendo del gesto del rostro, a veces es elocuente, pero otras veces simplemente es sólo una percepción personal o simplemente el prospecto no es muy expresivo.

Regla 2, resolver las objeciones del prospecto en el momento del cierre de venta es vital para ser efectivo, las respuestas “lo voy a pensar” o “te llamaré” normalmente significa que tiene dudas, una manera de volver a intentar un nuevo cierre es decir: “si me dices que tienes que pensar te puedo ayudar”, seguramente te responderá la verdad, que suele ser, normalmente o el precio o las prestaciones del producto o servicio, ahora tienes una nueva oportunidad de cerrar la venta, sólo tienes que conocer tu producto, y si mejoras el precio o la forma de pago estarás delante de un cierre efectivo.

David Arcavin | darcavin@gmail.com